¿Por qué hay que depurar el agua del sistema de calefacción?

AQA therm Galerie
AQA therm Galerie
La lluvia golpea las ventanas, la niebla cubre tejados, montañas y campos y el viento silba en las esquinas de la casa, ¿quién no prefiere quedarse en casa? ¡Justo para eso sirve nuestra calefacción! Pero hay algo que muchas personas no saben: el agua con la que se rellena la calefacción es un elemento fundamental del sistema.
.

La función del agua en la calefacción

El agua desempeña un papel importante en el sistema de calefacción, en el sentido más estricto de la palabra, porque transporta el calor a donde corresponde, es decir, al radiador o al suelo radiante. Durante el recorrido hasta allí, el agua entra en contacto con prácticamente todas las partes del sistema de calefacción: los acumuladores, las bombas o las válvulas. Por eso, ya solo el llenado del circuito de calefacción es esencial para su correcto funcionamiento. Usar agua inadecuada en los sistemas de calefacción puede provocar muchos problemas:

  • Depósito de cal o lodo
    La cal se deposita fácilmente a altas temperaturas, como suele estar la calefacción. Las capas de cal que se generan dificultan la salida del calor. Para que la calefacción se mantenga caliente, debe calentarse más y necesita más energía. Una capa de cal de solo 1 mm de grosor aumenta en un 10 % en consumo energético. ¡Y eso cuesta dinero! Además, las partículas de cal disueltas en el agua pueden distribuirse por toda la calefacción y, por ejemplo, obstruir las válvulas. Esto tiene un efecto secundario poco saludable, ya que los depósitos son el caldo de cultivo ideal para las bacterias.
  • Corrosión de las tuberías
    Las calefacciones modernas suelen contener metales como hierro, acero, aluminio o cobre. Dichos metales reaccionan con el agua de la calefacción y se genera la corrosión. La forma más conocida en la que se presenta la corrosión es el óxido en el hierro. Además, el agua ácida, es decir, agua con pH inferior a 7 ataca a las partes metálicas de la calefacción. Si el contenido en sal y la concentración de oxígeno en el agua son demasiado elevados, la calefacción se estropeará con mayor rapidez. Además, las piezas metálicas sueltas pueden acceder al sistema de calefacción y obstruirlo en forma de barro de corrosión.
  • Aire en la calefacción
    Aunque los sistemas de calefacción sean sistemas cerrados, nunca son completamente estancos. Puede entrar aire en el dispositivo al rellenar el sistema con agua, a través de juntas o piezas de conexión no estancas o a través de tuberías de plástico no estancas de la calefacción radiante. La excesiva presencia de aire en el sistema dificulta la transferencia de calor, ya que los cuerpos calefactantes no se calientan correctamente. Además, pueden resultar especialmente molestos debido a los ruidos que genera el aire (como goteo o borboteo).
Todas estas cosas pueden provocar molestias, costosas reparaciones o, en el peor de los casos, incluso el fallo total de la calefacción. ¿Qué se puede hacer al respecto? Muy sencillo: llenar la calefacción con agua de calefacción correctamente procesada desde el principio. Pero ¿cuál es exactamente el agua "adecuada" para la calefacción? ¿Cuáles son las ventajas de utilizarla?

¿Cuál es el agua "adecuada" para tu calefacción?

Durante los últimos años, los sistemas de calefacción son técnicamente cada vez más avanzados, pero también más susceptibles a sufrir problemas. El agua y las sustancias que contiene adquieren una gran importancia en este sentido. Se consideran esenciales factores como el grado de dureza (también denominado nivel de cal) del agua, el pH y la concentración de oxígeno y sales. Nunca se debe llenar un sistema de calefacción con agua potable normal. El agua depurada para la calefacción es baja en contenido salino y carece de cal. Esto permite reducir la cantidad de ingredientes que generan depósitos y corrosión. Una ventaja para el medioambiente: el agua de calefacción no precisa aditivos contaminantes. Además, en el transcurso de pocas semanas, el pH del agua se regula de manera natural gracias al contenido correcto de sal y a la purga del sistema de calefacción.

Un consejo para ti:

Gracias al agua depurada...

  • tu calefacción puede funcionar de forma eficiente;
  • necesita menos energía;
  • se requieren menos reparaciones; y
  • los costes no aumentan.

Y algo que no hay que olvidar: siempre se está mejor calentito dentro, incluso cuando hace frío fuera.

¡Ningún problema con la calefacción ni con la garantía!

¿Sabías que famosos fabricantes de calefacción ya reclaman el cumplimiento de determinados valores estándar (p. ej., ÖNORM H5195-1 en el caso de Austria o VDI 2035 en Alemania) en sus términos de garantía? Si se usa agua sin procesar en los sistemas de calefacción, la cobertura de la garantía puede verse afectada. Usar agua correctamente procesada en los sistemas de calefacción es, sin duda, la decisión adecuada.

Si deseas saber si el agua de calefacción cumple con todos los requisitos, consulta a un profesional competente de agua potable de BWT. Estará encantado de ayudarte.

Compartir este artículo:

Visit our international website

Stay on this website